Punk desde otra perspectiva

πανκ ροκ, панк рок,
基督教朋克, クリスチャンパンク

No tengo idea de cómo llegaste hasta aquí. esta página no esta disponible al público en general.

LA WEB PROFUNDA DE DIOS KON NOXOTROX

Este es un espacio pequeño y escondido de la web de Dios Kon Noxotrox. Aquí sólo hay imagenes y cosas para leer.

Si llegaste hasta aquí, has encontrado la entrada secreta a cosas ocultas (en el buen sentido de la palabra) acerca de la banda y de su autor.

Espero disfrutes de esta parte trasera a donde nadie llega si no es por casualidad.


No es facil escribir una historia cuando los recuerdos son difusos. o simplemente cando no hay recuerdos. La vida te deja marcas que muchas veces no sabes de donde provienen. hay muchas piezas sueltas que no encajan en la historia y se necesita indagar mucho acerca del asunto. de esa forma se van escribiendo a manera de prueba y error. hoy dices una cosa de la historia pero luego recuerdas que no era así, sino que esa parte de la historia encaja mejor en otro lado. Y así sucesivamente. Es un trabajo pesado, pero todo esta dentro de uno mismo. sólo hay que ir hallando los caminos que te llevan a cada recuerdo y nunca dejar de preguntar cosas y preguntarte a ti mismo ¿que? ¿como? y ¿cuando? los porqués son parte del relleno que le van dando color a la historia y así de a poco se van achicando lo espacios. 


Vamos a comenzar a revelar algunas partes del rompecabezas de mi vida.

Α qué me refiero con esto... me refiero a que cuando fui concebido en el vientre de mi madre fui un hijo no deseado. Mi papá se metió con una mujer que no era su esposa y ¡chan chan! nací yo. Me tuvo un rato -unos meses- (seis para ser exacto) en sus brazos pero no pudo con esa carga a su corta edad de catorce años ( si no me equivoco) y mi madre decidió abandonarme a mi suerte. Mi papá usando de su astucia y toda su capacidad para ser un gran mentiroso lleno de secretos (que se llevó a la tumba), siendo policía movió los hilos del destino (burocracia) para  que yo fuera adoptado por su esposa (mi mamá adoptiva). Así que en ese ir y venir de la vida me pusieron por nombre Rolando. 
Yo no entendí el por qué de ese nombre tan raro (he conocido a dos o tres con el mismo nombre en toda mi vida), pero con el tiempo comprendí que mi nombre jugó un papel importante en mi caminar diario.
Pero volviendo al tema. No tuve una infancia feliz, así como al menos yo hubiera deseado; Rodeado de familia con la cual te identificas, primos de tu edad, parientes que te demuestran su amor cada vez que te ven y cosas por el estilo. En cuanto a mi mamá, no puedo quejarme de ella. Siempre cuidando de un niño que no era propio y que prácticamente pasaba muy poco con su padre. 
Ella me cuidó y me proveyó todo lo que necesitaba, pero aun así dentro de mi corazón había muchas cosas que no encajaban. Claro, aun no sabía lo que era, pero con el tiempo lo sabría.

Recuerdo que vivíamos en la capital federal, Buenos Aires. En un edificio bastante amplio y recuerdo también cada detalle de ese edificio y del departamento donde vivíamos. ahí aprendí a tirarle a la gente basura desde el balcón. Aprendí a andar en bicicleta como a los 4 años, me di un golpe muy fuerte la primera vez que me subí a una bici de un vecino, la bici era amarilla y él me ayudó a subirme y me empujó para agarrar velocidad pero me di una gran caída que me hiso llorar mucho del dolor pero terminé riéndome muchísimo al final. ahí en esa ciudad (Saavedra), a veces me salía a la calle a dar vueltas y así conocí a un hombre ( me imagino que él tenia unos veinte años) que me enseñó pornografía, cuando vi por primera vez esas imágenes que hasta hoy las recuerdo, sus penes enormes dentro de una vagina me marcaron de por vida, pero también me destruyeron la niñez. eso me llamó mucho la atención y la curiosidad, así que esa persona empezó a mostrarme sus partes y a masturbarse delante mío mientras yo observaba atónito esa acción. Nunca había visto algo igual y jamás hubiera imaginado a esa edad que eso existía. Así que aprendía masturbarme desde una edad muy corta. nunca se lo conté nadie, es la primera vez que digo esto y lo saco a la luz. A lo mejor me hace bien, pero necesitaba escribirlo en estas líneas oscuras y sin nombre.

Mi hermano, casi se me olvida hablar de él. Bueno él también fue adoptado. la única diferencia es que yo sí era hijo de mi papá. Él fue dejado en un hospital en adopción y mis padres lo adoptaron. Él es siete años mayor que yo. Y bueno, por llegar primero estaba un poco más ubicado en la realidad. todos nuestros primos eran de la edad de él y se juntaban todos, pero a mí me echaban siempre porque era muy chico y ellos compartían cosas y salían juntos. A él siempre le compraban lo mejor, cuando él quería algo le daban lo más caro y de mejor calidad. En cambio a mí, cuando quería algo me compraban lo más barato y de menor calidad. Mi hermano siempre fue el preferido de todos, era inteligente, extrovertido, sabía llevar una conversación. En cambio yo, era callado, reservado, solitario y... bueh, no era muy solicitado por mis familiares. Yo siempre estaba solo también porque no había primos o parientes de mi edad.
Así empecé a desarrollar mi imaginación. Eso fue bueno, pero al mismo tiempo la soledad y la imaginación jugaron un papel contraproducente en cuanto empecé a enviciarme con la masturbación. Comenzó como un juego pero se volvió una parte  fundamental en mí. con ella me desestresaba, me desaburría, me sentía bien pero al mismo tiempo mal, porque eso me cohibía y volvía tímido, introvertido. y se podría decir que siniestramente lleno de secretos en mi interior.

Empecé a crecer de una manera bastante dura, mi carácter era débil, porque me convertí en alguien miedoso, lleno de dudas dentro de mí. Eso hacía que en el barrio sea siempre el tonto, el niño al que todos le roban sus canicas, el que no sabe defenderse. Así que aprendí a sobrevivir y soportar el abuso de los más fuertes (prácticamente todos) no porque yo fuera débil, sino porque era miedoso y evitaba las peleas y los problemas. Pero había algo dentro de mí que iba creciendo y desarrollándose. Mi hermano nunca me defendía, ni tampoco le importaban mis problemas, él andaba en su rollo y a mí... bien gracias. 
Y así fue mi vida desde niño, no fui respetado por nadie, los que andaban conmigo eran amigos pero al final cuando rompíamos algo o hacíamos maldades, me delataban y yo siempre quedaba solo a la hora de los problemas. varias veces les cambié el nombre a esos amigos porque mi mamá no los quería, pero yo no tenía con quien juntarme, así que me aguantaba, no tenía opción, mis amigos no eran mis amigos pero mi deficit de vida social me obligaba a aguantar y a saber que era lo lo que había, lo que tenía, y no había más. Aunque tuviera que ser el humillado siempre. Ellos andaban con sus novias y yo estaba ahí solo como el tonto mirando como se besaban. Nunca supe como conquistar una chica, así que tenía que sufrir con eso, al cabo tenía mi consuelo. basura de consuelo, maldita maldición que me aquejaba y me destruía poco a poco.
Así que ya te imaginarás que mis primeros pasos hacia la adolescencia fueron de lo peor.

mi hermano era punk, de la primera generación de argentina, así que a veces lo veía llegar borracho a la casa o golpeado. lo veía en broncas. Y aunque mi hermano nunca se preocupó por mí, yo lo admiraba. Era la imagen de un niño chiquito que busca un ejemplo de vida para crecer. mi papá coleccionaba billetes, monedas, estampillas, así que yo también adquirí ese Jovi. empecé a coleccionar cosas una de esas cosas eran latas de bebidas y cajas de cigarrillos. Por ahí de vez en cuando mi papá me traía cajas de habanos para mi colección (sin usar) así que con el tiempo cuando tomé el vicio del cigarillo empecé a fumarme los habanos. 
Pero claro, una cosa lleva a la otra. conocí a quienes aspiraban pegamento y yo agarré ese vicio también. Ya para ese entonces tendría unos nueve o diez años. pero hubo algo que cambió todo en mi interior y revolucionó todo en mi ser. 

Como ya dije anteriormente, mi hermano había incursionado en el punk y tenía una banda que se llamó Los Subversivos. Un día revisando las cassettes de mi hermano descubrí algo que no sabía que era. Pero marco el rumbo de mi vida por completo. The Exploited, el disco "live at the white house" lo escuché durante muchos años. Una y otra vez, y otra, y otra, y otra. era violento, escandaloso, su fuerza descomunal, los gritos de Wattie me descontrolaron. Eso me identifico toda mi adolescencia, era lo que estaba buscando para poder explotar y dar rienda suelta a lo que había dentro de mí. De ahí que a los 14 0 13 años me pusiera el apodo de Waty Punk.
Así me di a conocer desde ese entonces, odiaba mi nombre, así que decidí ponerme el mío propio. 
el punk para mí fue la ruta de escape a toda mi frustración, mi odio contenido, mi soledad, mi rebeldía y todas las cosas oscuras que había dentro de mi ser. No salía a conciertos porque no me dejaba mi mamá.
En el año 1993 exploited llegó a tocar por primera vez en Argentina y creo que aun me duele que mi mamá no me halla dejado ír. Mi hermano fue, él tenía su entrada. Pero ya así que fui creando mi punk personal, tuve mucho tiempo para hacerlo. todo estaba planeado, desde el primer momento que quise ser punk. pero mientras tanto mi punk sólo era una teoría, hice mi primer fanzine como a los 12 años de edad. Eran recortes de la revista "invasion 88" que era de mi hermano y se la destruí toda para hacer ese fanzine. Aprendí así el arte de inventar y crear. Pero eso no fue suficiente. Obviamente en esa época el cigarrillo en la mano te hacia tener una reputación, me gustaba fumar no tanto por la acción en sí, sino más bien porque la gente hablaba y en el barrio te admiraban por ello. Pero tampoco fue suficiente. El vació de mi corazón no se llenaba con nada y necesitaba ir añadiendo más dosis porque lo anterior ya era poco. 

En el barrio fui conociendo gente que le gustaba el punk rock y el metal. Personas de la niñez que a medida que fuimos creciendo todos o muchos en su mayoría elegimos caminos parecidos. Drogas, alcohol, música, etc. Así fui creciendo de a poco e informándome de cómo estaba la calle. Lo digo así porque todos ya tenían vidas nocturnas, menos yo. Aun obedecía a mi mamá, bueno siempre traté de ser respetuoso con ella aunque me faltara un tornillo.
Un día conocí a Mario, un fanático de los Sex Pistols, con él comencé a salir por lo menos en las tardes a tomar una cerveza y siempre que él salía de su trabajo pasaba por las noches por mi casa y nos juntábamos en la puerta a reírnos sin parar de cualquier tonteria y me la pasaba muy bien con él, fue el primer amigo de toda mi vida que me hiso sentir que soy alguien, jamás recibí una burla de él o algo similar. Fue alguien muy especial para mí. Gracias a él mi mamá me dejó ir a mi primer concierto de bandas en el barrio, porque era, sin mentir, un buen muchacho. Él estudiaba y trabajaba y ayudaba a sus padres, así que era buen ejemplo. Recuerdo que esa noche tocó "Fun People". No me acuerdo de nada, ni sabía quienes eran ni conocía a las bandas que tocaban, pero yo estaba feliz en mi primer pogo. Desde ahí me volví experto en el pogo. Claro, había entrenado desde niño con las paredes, el piso y los sillones de la casa escuchando Exploited. Así que era difícil que alguien me tirara al suelo aun siendo yo muy pequeño era muy bueno en eso. Una habilidad que descubrí esa noche. 

si mal no recuerdo en un concierto de punk en la ciudad de Escobar y me acuerdo que esa noche tocaban, Mal Humor, y Submision, conocí a otros punkis con los cuales empecé a salir. ya no andaba con Mario como al principio, Ahora ya empecé a salir solo y a buscar aventuras. Era lo que deseaba de toda mi corta vida, sólo quería escapar y sacar todo lo que traía adentro. Las oportunidades llegaban como pan caliente. Siempre me gustó llamar la atención, así que estaba en el lugar correcto en el tiempo perfecto. El boom del punk estaba en apogeo, el país en la época del menemismo era caldo de cultivo para todo. Bandas y conciertos por todos lados. Pero mi época dorada en el punk fue cuando conocí a los punkis de Savio. Una cuidad a cinco kilómetros de la mía. Yo tenía muchos enemigos en mi barrio, así que nunca estaba. Siempre me la pasaba en otros lados sin importar lo que tuviera que viajar o caminar. Ahí estaba siempre vagando, esperando a que llegaran los demás para juntar monedas y tomarnos un vino y fumar. Era lo cotidiano. 
Nunca tuve facilidad para hacer amigos, soy esa clase de personas que dice lo que piensa y lo que cree y hace lo que cree que es más correcto. Nunca me preocupé por quedar bien con nadie, pero aun así me esforzaba en agradar a los demás porque era consciente de mi deficit de socialización, siempre anduve solo, no fue fácil para mí hacer amigos. Siempre fui un antisocial y esa palabra me representaba siempre. no tenía ideales fundamentados, simplemente me importaba poco la vida y todo lo demás. sólo era vivir y dejarme ir hasta donde podía llegar. mis ideales, pes, no tenía ideales como tal. Yo solamente era consciente de que debía odiar todo lo que me rodeaba, principalmente a Dios, luego al estado, el sistema, las corporaciones, la policía, los skinhead. Sí, los skinhead. en ese tiempo skin era sinónimo de nazi, ya sea s.h.a.r.p o no, me daba igual. 
En el barrio de Savio me la pasaba todos los días. Fumando, bebiendo, haciendo nada útil. los fines de semana ibamos a la capital y allí amaneciamos. siempre había algun concierto o gente em la calle que venía de diferentes lugares. Zona sur, Zona oeste, Zona norte de Buenos Aires. Nos gustaba el descontrol.

Los fanzines de OS CRISTITOS REKORDS comenzaron más que nada como un pasatiempo. Tenía ganas de llevar un mensaje, como siempre ha sido en mi vida. Querer expresarme, eso siempre me ha motivado a escribir. Al principio era una descarga de frustraciones y desengaños. Pero con el tiempo se fue haciendo algo más serio. Empecé a escribir desde más o menos los 11 o 12 años. Tal vez menos o tal vez más, no l recuerdo exactamente. Al principio eran fanzines individuales, pero luego me pareció algo sin sentido ponerle un nombre distinto a cada fanzine y que todos sean el número 1. Asi que de esa manera decidí que cada uno de ellos formen parte de una serie, con sus respectivos títulos y asi poderles dar seguimiento de mejor manera. Asi sin querer nació la serie. Cada fanzine tenía como fin sacar todo lo que habia adentro de mí. Era un cristiano que buscaba de Dios, estudiaba las escrituras y aun así no encontraba sentido a mi vida. Durante muchos años me sentí desencajado, fuera de lugar. Sin un rumbo fijo como persona. Sin u propósito como creyente sin una visión o un objetivo. En fin, siempre sufrí de esa falta de motivación.
Mi primer fanzine no recuerdo como se llamó. Pero sí recuerdo que eran recortes de la revista invasión 88 y otros fanzines que tenía. Era muy chico en ese entonces y no tenía experiencia en la vida como para expresarme y escribir cosas. Todo lo que tenía de punk venía de mi hermano. Él llegaba a la casa y traía fanzines, discos, cassettes. Y así fui yo haciéndome mi colección de cosas raras. Volviendo al tema del fanzine. Ese fanzine lo hice con la intención de poner mi propia banda que según yo, se llamaba “Hacer pedazos”. Pero esa historia ya la conté. El segundo fanzine que hice ya con un tono más serio, fue como a los 16 años y el fanzine se llamó: Altius, citius, fortius, que significa: más alto, más rápido, más fuerte. Y eran algunas cosas sacadas de otros libros y algunas escrituras mías. En su segunda edición le puse A.C.F y ya tenía un fanzine antisocial casi al 100% todo escrito por mí.
Cuando me convertí al evangelio, escribí de mi propio puño y letra: Aves de rapiña molestando cuerpos muertos. Ese título lo tomé de un sermón del domingo en la iglesia. Y fue el primer fanzine punk cristiano. Hasta ese momento yo seguía con la idea de que estaba inventando el punk cristiano.
En Argentina sólo escribí un fanzine y medio. O sea, el fanzine numero 2 estaba incompleto. Asi que cuando fui a vivir a México lo terminé. Sólo para poder seguir escribiendo. De otra forma no hubiera podido escribir los siguientes zines sabiendo en mi mente que no había terminado el anterior. Así sacando uno tras otro. Fueron de la serie Os cristitos rekords en total 12 fanzines en un lapso de 20 años. Dentro de esos 20 años, salió la serie de Suicidio social. Ese nombre también lo saqué de una articulo de un pastor que estaba en un libro, y me pareció muy bue titulo. Me sentí inspirado y comencé a crearlo, pero esta con otra finalidad. Esta vez quería que fuera más evangelístico, más consistente. Sólo salieron 2 ediciones y sin pensarlo dejé de escribir. Me cansé de algo que da muy poco resultado y cuesta mucho trabajo hacer. Por eso decidí hacer un fanzine definitivo al que llamé “Dios Kon Noxotrox”. Esta vez no lo hice solo sino que me ayudó Cristian, un amigo de Saltillo, Coahuila. Y gracias a él pude hacer ese trabajo y despedirme al fin de los fanzines. La música de Dios Kon Noxotrox es otra historia, aunque paralela fue mucho más grato para mí que los fanzines. pero puedo terminar esta sección diciendo que sólo puedo escribir y componer cuando estoy triste.

u

u

u

© 2025 - COMUNIDAD 3.16 - All Rights Reserved - Dios Kon Noxotrox

Created with Mobirise ‌

Web Site Designer Software